Barrio de Las Letras

Las Letras es puro arte, historia y literatura. Se llama así porque sus calles están llenas de referencias a la literatura del Siglo de Oro español y porque, además, aquí vivieron grandes escritores como Miguel de Cervantes, Félix Lope de Vega, Luis de Góngora y Francisco de Quevedo. El primero, de hecho, está enterrado en el convento Las Trinitarias Descalzas, no muy lejos de la casa donde murió en la Calle Cervantes. Lope de Vega, por su parte, también vivió aquí y su casa (convertida en museo) se conserva intacta desde el siglo XVI.

Uno de los límites del barrio es el Paseo de Prado, muy conocido porque allí están los tres museos más famosos de España: Museo del Prado, Museo Thyssen y el Museo Reina Sofía. Esto ya es motivo suficiente para que visites la zona, tanto así que debería dedicar un post completo a cada museo. Pero sigue leyendo para que veas qué otras cosas chulas te vas a encontrar.

En la Calle Atocha, por ejemplo, estaba la imprenta de Juan de la Cuesta, donde se hizo la primera impresión de El Quijote. En Calle Huertas podrás caminar por las letras de Cervantes, Lope de Vega o Quevedo, entre otros, y esto es literal. En el suelo verás frases de sus obras más famosas. Y muchas otras calles, plazas, monumentos y estatuas recuerdan a otros personajes famosos de la literatura y del arte madrileños.

El escritor Tirso de Molina da nombre a una plaza muy popular y no muy lejos de allí está el famoso Cine Doré. El pintor Joaquín Sorolla tuvo su primer estudio en el barrio y el escritor Gustavo Adolfo Bécquer vivió aquí durante una época. En el conocido como Callejón del Gato o Calle Álvarez Gato estaban los espejos cóncavo y convexo que inspiraron la obra del escritor Ramón de Valle-Inclán a principios del siglo XX. En la súper conocida Plaza Santa Ana está la Cervecería Alemana, lugar frecuentado por el escritor Ernest Hemingway.

Es una zona muy turística, sí, pero mantiene ese aire tradicional y castizo de Madrid que tanto nos gusta. ¿Ejemplos? Tiene maravillosas librerías, La Forja es mi preferida y galerías de arte; tiendas de diseño y de antigüedades, guitarrerías y unos portales y fachadas que enamoran. Es un barrio de tiendas pequeñas, pero también tiene franquicias y restaurantes especiales para turistas. Esa combinación es bien interesante porque no parece forzada; Las Letras ha sabido adaptarse sin perder su esencia. De día está llena de arte, teatro y literatura; de restaurantes, cafés y terrazas muy de moda. De noche, todo tipo de gente abarrota los bares, tabernas y karaokes. En la Plaza del Ángel, por ejemplo, encuentras el Café Central, mítica sala de conciertos madrileña con música en directo cada noche.

Lo dicho, el Barrio de las Letras es imperdible, tanto si vives en Madrid como si vienes de visita. Es un paseo por la cultura y la historia de Madrid en diferentes épocas, es un regalo que no te quieres perder.