Mur Café

Todos saben ya, aunque lo repetiré, que pocas cosas me gustan más que un café o un “coffee shop”. Un sitio chulo y diferente siempre es una buena idea; si tienen cosas ricas y la atención es buena, ¡ni les cuento! Por eso le tengo un cariño especial a Mur. La tarta de queso con oreo es como para que repitas mil veces. Los invito a probarla, aunque tienen muchas otras cosas. Y todas sabrosas.

Fotos: Alejandro Murciano

No está escondido, pero tampoco es el típico sitio que te encuentras caminando por la calle. Yo llegué hasta el por una recomendación en internet; lo que leí mencionaba el buen café, pero las fotos eran de las tartas y ¡eso fue lo que me llamó! Jajajaja. Tenía razón el artículo sobre las bebidas, los postres y el súper mega “brunch” de los fines de semana; las fotos le hacían justicia al lugar y a la comida.

El sitio por dentro me encanta. La parte de abajo tiene como forma de bóveda, los dulces están allí expuestos para que puedas decidir y hay pocas mesas. En la parte de arriba hay mucho mas espacio y lo mejor es la vista a la plaza por sus grandes ventanales, me podría quedar en una de esas mesas por horas. En una parte de la plaza ponen una terraza en verano, la he probado y es genial. Pero la verdad es que yo siento que este es más un sitio de frío, de otoño-invierno, un sitio para entrar a tomar algo caliente mientras llueve.

Además de las tartas y del “brunch”, para el que debes ir con MUCHA hambre, he probado los cócteles. Tienen unas opciones bien originales, como Zombie, hecho con ron y frutas tropicales, y los clásicos de siempre como margaritas, daiquiris y caipiriñaas. Mi combinación ideal sería tarta de queso de oreo y Zombie, pero hay muchas posibilidades. ¿Cuál es la tuya?