Olivia te cuida

Tenía toda la intención de ir a comer a otro sitio, pero estaba lleno y tuve que buscar alternativas. De camino al Plan B pasamos delante de los ventanales de Olivia y decidimos entrar. Y así es como yo encuentro los mejores sitios en Madrid, no falla, jajajja. Olivia te cuida solo tiene 4 mesas, una de ellas comunal en la que caben hasta 10 personas, y por fuera ni siquiera llama la atención. Pero fue un gran descubrimiento que voy a recomendar mucho a partir de ahora.

Primero, porque está en mi barrio preferido: Justicia. Segundo, porque la comida es súper rica y muy sana. Tercero, porque te atienden a las mil maravillas. Las chicas, además, hablan inglés y eso siempre se agradece. Cuarto, la relación calidad-precio es buena. ¿El único pero? Que solo puedes pagar en efectivo. Por ahora no aceptan pago con tarjeta pero hay muchos cajeros por la zona así que tampoco es tan grave. El sitio es muy pequeño, es mejor reservar, y cierra a las 6pm todos los días.

Mientras hacen el cambio de turno entre desayuno y almuerzo no empiezan a servir la comida de la carta. Nosotros llegamos justo en ese momento y aquí es cuando se pone a prueba la calidad del servicio; ellas lo han superado con nota. Una vez que nos sentamos (sin reservación, tuvimos mucha suerte) esta fue la elección: ensalada de lentejas con aguacate y berenjenas con queso, granada y piñones. De postre, bizcocho de calabaza y frutos rojos. ¡Riquísimo! Y como todo lo demás tenía muy buena pinta tendré que volver a probar otras cosas, prometo ir actualizando la información en este post. Por ahora, les dejo su página en facebook. ¡Es mi nuevo consentido!