Ponzaning

Para el plan perfecto de tapeo, pasear por la calle Ponzano y sus alrededores sigue siendo una de mis recomendaciones preferidas. Así que por aquí empiezo esta nueva sección en el blog: ¡Rutas Urbanas! Esta zona del barrio Chamberí se ha convertido en uno de los centros gastronómicos de referencia de la ciudad y sigue en la cresta de la ola. De día o de noche es el plan ideal y, ahora en verano, aunque muchos sitios sigan cerrados, es la mejor época para disfrutarlo sin prisas y sin tanta gente.

Siempre ha habido bares y restaurantes, pero en los últimos años ha explotado entre los madrileños. Porque si hay algo que caracteriza a Ponzano es que está llena de madrileños; no hay tantos turistas como en el Centro u otros barrios de la ciudad.

Yo diría que todo comenzó con sitios como Lambuzo, La Sala de Despiece y La Contraseña. Estos restaurantes están muy cerca uno del otro y siguen siendo de los más famosos y visitados. Pero también están los bares La Lianta y Trajín, los restaurantes La Máquina y De Atún (uno de mis consentidos) o el tradicional de toda la vida El Doble, en la esquina con calle José Abascal. Una de los últimos en abrir sus puertas es Teje y Maneje, lo tengo en mi lista como pendiente.

Es tal la fama que en IG existe la cuenta Ponzaning y etiquetas como: #Ponzaning, #Ponzano y #ExtraPonzaning. Revisa esas cuentas y verás por qué nos gusta tanto la calle y sus alrededores. Tiene una mezcla chula entre tradición y vanguardia, con sitios de toda la vida como el restaurante Los Arcos y la cervecería Fide, y las nuevas incorporaciones que parecen llegar todos los meses. Hay opciones para casi todos los gustos.

Como no todo puede ser perfecto, la zona está llena de gente a todas horas. Un paseo por Ponzano sobre las 22h entre jueves y domingo (de cualquier mes menos agosto) puede convertirse en una carrera de obstáculos si no tienes una reservación hecha previamente. Hay restaurantes y bares con listas de espera interminables y otros, como La Lianta o La Sala de Despiece, tienen largas colas en la entrada desde las primeras horas de la noche. Pero no te quedas en un solo lugar, lo chulo es hacer “ponzaning”, es decir, disfrutar del ambiente recorriendo varios sitios mientras tapeas o tomas algo. ¿Ya la conoces? Y si no has ido todavía, ¿te he convencido?